sábado, 22 de noviembre de 2008

De Madrid, al cielo

Los madrileños utilizan con frecuencia esta expresión: «De Madrid, al cielo». Desde mi punto de vista, creo que la capital de España es una gran ciudad. Muchos son los motivos, pero una de las cosas que más valoro actualmente es el grado de diversidad alcanzado en los últimos años. En apenas una década Madrid ha cambiado vertiginosamente. Hoy día el 15% de su población es inmigrante procedente de más de 190 nacionalidades, la mayoría de Rumanía, Ecuador, Colombia Marruecos o Argentina.

La diversidad nos enriquece. Ya lo dicen los suecos Jonas Ridderstrale y Kjell Nordstrom: «La innovación procede de la diversidad»; y añaden: «Un alto nivel de innovación depende de la apertura de una región a la diversidad y a la actividad cultural. Cuantas más parejas de homosexuales, diseñadores, arquitectos, músicos, bailarines, fotógrafos, artistas y actores encontremos en un lugar geográfico particular, mayores serán las capacidades de autorrenovación de esa región».

Ganar en diversidad es ganar en novedad. Diversidad a todos los niveles, en todos los ámbitos y en todas las esferas: de razas, de género, de culturas, de ideologías, de edades, de formación, de expectativas, de costumbres, de lenguas, de valores, de estructuras familiares y de otras muchas variables que adecuadamente fusionadas construyen nuevos paradigmas que permiten abrir sendas inexploradas y hacen que las sociedades y las personas avancen. Si tenemos dos personas iguales –o bastante parecidas– en realidad es como si sólo tuviésemos una y estaríamos despreciando oportunidades de crecimiento.

Hace algunos meses tuve la ocasión de conocer a la Consejera Delegada de Madrid 2016, Mercedes Coghen. Madrid es ya en ciudad candidata para organizar los Juegos Olímpicos de 2016 y puja contra otras 3 ciudades más: Chicago (USA), Río de Janeiro (Brasil) y Tokio (Japón).

En la conversación con Mercedes le hice un pequeño examen de Madrid para que contestase en dos palabras algunas cuestiones. Estas fueron sus respuestas:

Lo mejor de Madrid: Su gente.

El principal inconveniente de Madrid: Su desconocimiento exterior.

Una palabra que describa a Madrid: Acogedora. Y también: la «ciudad sorpresa» o el «tesoro escondido».

El mejor embajador de Madrid en el extranjero: Raúl. El Real Madrid es el mejor lobbista. En el extranjero todo el mundo pregunta por el club merengue.

La imagen que sugiere Madrid para un extranjero: Cultura, diversión y bienestar.

La imagen que sugiere Madrid para un español: El sitio donde encontrar todo.

La imagen que sugiere Madrid para un madrileño: Una ciudad viva.

Una ciudad comparable a Madrid: No encuentro una ciudad como Madrid, es única.

Que le falta a Madrid: Un icono como la Torre Eiffel (París), el Coliseo (Roma) o el Partenón (Atenas).

Unas últimas palabras de bienvenida a este blog que nace con una única pretensión: aprender de todo y de todos. El mundo es tan grande y cada uno de nosotros tan pequeños, que merece la pena tener los ojos y los oídos bien abiertos. Todavía nadie ha descubierto –que yo sepa– el don de la ubicuidad. Por eso, este blog pretende acercar muchos rincones y curiosidades de todo el planeta gracias a todos aquellos españoles que están dispersos por el mundo. No es el objetivo convertirse en un blog de ciudades y países sino de anécdotas, curiosidades, detalles y hechos curiosos sobre cualquier aspecto: productos o servicios, empresas, gente, filosofía de vida, gastronomía... Iremos poco a poco invitando a españoles que viven por diferentes lugares del mundo para que participen en este blog aportando su conocimiento y experiencia.

En cierta ocasión le preguntaron a Francis Bacon:

¿De dónde es Vd.?

A lo contesto:

Me considero ciudadano del mundo.

Comparto esta visión de la vida de Francis Bacon quien en otra ocasión también dijo otra gran frase: «Interesarse en todas las doctrinas es el más bello ejemplo de tolerancia». La curiosidad es un rasgo que distingue a aquellas personas más satisfechas con ellas mismas. «La vida –decía Charles Chaplin– da tiempo nada más que para ser amateur».

4 comentarios:

Pedja dijo...

Madrid me sorprende desde hace tiempo. Basta con pasearse una noche por el centro, tan pronto te comes una ración de oreja y unos vinos como un castizo de toda la vida, como bailas salsa con una francesa o terminas en la fiesta Erasmus del Palacio de Gavira. Absolutamente internacional, creo que Paco sabe bien de lo que hablo, de Madrid al cielo o... al infierno.

carlinhos braun dijo...

Peter,
totalmente de acuerdo con usted.
Llevo fuera ya 6 años y he ido viendo cambiar Madrid, crecer, evolucionar y, sobre todo, internacionalizarse.
Aunque ha sido recientemente y gracias a Paco que he descubierto el Madrid más internacional.
Bueno, abrazos a los 2.

carlinhos braun dijo...

Y por supuesto, de Madrid al cielo! :)
Madrid, je t´aime...

Lille Skvat dijo...

Madrid, una maravilla... Pero sí que hay ciudades comparables. En España mismo tenemos a Barcelona, pienso.

Saludos,

Lille Skvat
http://lilleskvat.blogspot.com/