martes, 1 de septiembre de 2009

Dusseldorf, a examen

Se acabó el verano. Ahora sí. Llega septiembre, nuevo mes y nueva "ciudad, a examen". En este caso desembarcamos en Alemania, concretamente en Dusseldorf, donde se encuentra Myriam Amor, una viajera inquieta que no aguanta mucho tiempo en el mismo sitio, cuya debilidad son los idiomas y que hace ya meses aterrizó en la ciudad alemana para trabajar y empaparse de la cultura germana. Myriam nos desvela muchos secretos interesantes sobre la ciudad del Rin, en la que viven alrededor de 6.000 españoles. Aquí lo dejamos:

1. Lo mejor de Dusseldorf: Muchos dirían que el Fortuna Dusseldorf, los Toten Hosen o la Altbier, pero creo no equivocarme al decir que el encanto de esta ciudad reside, sin lugar a dudas, en el protagonista pasivo de tantos mitos, sagas y leyendas, cuyo nacimiento se halla en unas impresionantes cataratas en Suiza, y que desemboca 1.320 km más adelante, en el Mar del Norte: el Rin. A su paso por Dusseldorf y entre sus kilómetros 337 y 347, el río se transforma en la arteria principal de esta pequeña ciudad, extendiéndose a lo largo de todo el casco antiguo y del puerto comercial y monopolizando la mayor parte de su actividad. Es increíble ver como la vida de casi 600.000 habitantes puede girar en torno a sólo 10 km de río y es que todo sirve como excusa para atravesar la imponente avenida de castaños centenarios y disfrutar del continuo movimiento de las olas, de las vastas y verdes explanadas de sus orillas o de las preciosas estampas que se dibujan al atardecer.

2. Lo peor de Dusseldorf: Diría que el tiempo, lo cual no significa que los días sean siempre grises y lluviosos, hay muchos momentos de sol y las temperaturas son bastante suaves… Pero creo que el Rin no sólo seduce a los habitantes de la región, sino que debe de ejercer una poderosa atracción sobre todo fenómeno meteorológico que se forme en sus alrededores, sea del tipo que fuere, dada la constante inestabilidad atmosférica de estas tierras. Las tormentas pueden ser devastadoras y muy peligrosas por la importante carga eléctrica que pueden alcanzar, pero lo curioso es que al instante, puede aparecer el sol y subir la temperatura varios grados, para volver a bajar poco después, y asomar un nuevo frente. Es fácil entender por qué, en Alemania, los servicios meteorológicos están tan solicitados.

3. Un lugar especial de Dusseldorf: Con su casco antiguo repleto de callejuelas estrechas en las que se confunden antiguas iglesias con más de 260 cervecerías, bares y restaurantes, a Dusseldorf no le faltan rincones especiales, no obstante, me decanto por aceptar la silenciosa invitación de los enormes castaños de la Cecilienallee y avanzar por la orilla del Rin hacia el Norte, siguiendo los pasos de Barbarroja, hasta las románticas ruinas de su Castillo Imperial, en Kaiserswerth. Es un paseo sobrecogedor, especialmente al caer la tarde. Recuerda vagamente un paisaje holandés, en que el Rin atraviesa unas interminables praderas salpicadas de árboles, donde pastan caballos en total tranquilidad. Este trayecto, de aproximadamente unos 20Km entre la ida y la vuelta, se suele hacer en bicicleta o en patines. Pero a pesar de su longitud, está bastante concurrido, ya que los lugareños son gente deportista y amante de la naturaleza, lo cual es comprensible dados los preciosos parajes que ofrece la región.

4. Que le falta a Dusseldorf: Difícil pregunta, iba a mencionar la playa, pero mentiría, puesto que, dado el amor que sienten los alemanes por tomar el sol en la arena, este es un punto que quedó resuelto hace mucho tiempo. Dusseldorf no sólo tiene playa, sino que puede presumir de Biergaten en los lugares más privilegiados de la ciudad. Los Biergarten, o “Jardines de Cerveza”, son muy populares en Alemania, se trata de bares al aire libre, muchas veces con arena y pequeñas palmeras, donde la gente va a tomarse un refresco, acomodado en una tumbona y escuchando música chillout o antiguos exitazos del verano como el Asereje o la Macarena. Así que, volviendo a la pregunta, diría que lo que le falta a Dusseldorf podría ser una estación de esquí.

5. Una palabra que defina a Dusseldorf: Dusseldorf es una pequeña ciudad que fue prácticamente reducida a escombros durante la primera y segunda Guerra Mundial por lo que no quedan apenas monumentos históricos, ni testigos que nos hablen de cómo fue la ciudad antaño. No obstante, ha sabido recuperarse para ostentar, orgullosa, su condición de capital de Renania del Norte-Westfalia (NRW), centro económico de Alemania Occidental, donde se han instalado más de 3000 empresas internacionales. Dusseldorf se ha convertido en una ciudad rica, moderna, cosmopolita, pero sobre todo, elegante.

6. La imagen que sugiere Dusseldorf para un extranjero: Curiosamente, se trata de una ciudad que suena poco, como si quisiera mantenerse a la sombra de un mundo enloquecido, para preservar la esencia de aquel pueblecito pesquero que en su día fue. No obstante, dada la importante actividad económica de la región, muchos extranjeros han venido poco a poco a refugiarse en su núcleo urbano. Así, en sus calles y según los barrios, se entremezclan lenguas y culturas de todos los rincones del Mundo, otorgándole un marcado carácter cosmopolita, hasta tal punto que a veces llega uno a preguntarse donde se encuentra.

7. La imagen que sugiere Dusseldorf para un alemán: Que la calle más famosa de Dusseldorf sea la Königsallee o la “Kö”, donde, al borde del pequeño río Dussel, se suceden infinitas tiendas de marcas de lujo, o que los coches que más se vean por la calles sean BMW, Audi o Mercedes y sea perfectamente normal que te adelante un Porshe, un Lamborghini o incluso un Ferrari rojo descapotable, hace fácil imaginarse la respuesta a esta pregunta: carestía, ostentación…

8. La imagen que sugiere la ciudad para un nativo de Dusseldorf: Para los habitantes de Dusseldorf, ésta es sencillamente la mejor ciudad del mundo, no cambiarían absolutamente nada. Tienen todo lo que necesitan, el coche, los amigos, el Rin y el trabajo.

9. La virtud que mejor define a los ciudadanos de Dusseldorf: Yo los definiría como amantes de la buena vida. Ésta es una ciudad pequeña pero hay que reconocer que se vive muy bien, siempre hay alguna cosa interesante que hacer, ya sea cultural, deportiva o de cualquier otro tipo. Las casas y los locales están muy bien cuidados, la gente se conoce desde hace mucho tiempo y se saluda por la calle y se sale a menudo a tomar una cerveza, a hacer una barbacoa o a jugar un partido de fútbol. Leía hace poco que, según un estudio que hace anualmente Mercer Human Resource, Dusseldorf es la sexta ciudad con mejor nivel de vida del Mundo, estando Madrid en el puesto 48.

10. El defecto que más define a los ciudadanos de Dusseldorf:
No sé si es un defecto o una virtud, supongo que depende de cómo se mire, pero, como ya he dejado entrever, los habitantes de Dusseldorf están muy orgullosos de lo que son, y así se lo demuestran al mundo, especialmente a la gente de Colonia, ya que la rivalidad entre estas dos ciudades, construidas en orillas opuestas del río y separadas por solo unos 50 km, forma parte de la cultura popular.

11. Un tópico falso sobre Dusseldorf: Algo que me ha decepcionado al llegar aquí, y creo que es aplicable a toda Alemania, es que las cosas no funcionan tan bien como cabría esperar. El papeleo es de lo más desesperante que he visto, las compañías telefónicas tardan igual tiempo, si no es más, para instalar una línea, los taxistas tratan constantemente de engañarte, las carreteras pueden tener enormes agujeros, etc. La globalización, en este sentido, también ha llegado a estas tierras…

12. Algo gastronómico que recomendarías: La comida es bastante consistente, ahora entiendo por qué lo alemanes son tan grandes y fuertes. La mayor parte de las especialidades incluye algún tipo de carne, patatas, cocinadas de todas las maneras posibles e imaginables, y repollo o lombarda. Como no sabía muy bien qué recomendar, he preguntado a varios expertos y me han respondido unánimemente el Himmel und Äd, ya que es muy típico de la ciudad. Es una especie de morcilla con puré de patatas y manzanas dulces que se come con mostaza local. Pero algo a lo que no me puedo resistir, son las deliciosas tartas que preparan a todas horas. Las hay de todos los sabores y colores, Apfelstrudel (manzana), Pflaumenkuchen (ciruela), Rhabarberkuchen (ruibarbo), Mohnkuchen (amapola) y un largo etc. Es realmente complicado negarse a probar un bocadito a la hora del té.

13. Un restaurante que recomendarías: Si se quiere descubrir la gastronomía alemana, hay varios restaurantes de comida tradicional abiertos desde tiempos inmemoriales, cada uno especializado en algún tipo de Altbier (cerveza negra o tostada, deliciosamente amarga, producida solamente en esta región, lo cual excluye indudablemente a Colonia, donde se bebe la Kölsch). Algunos muy populares son el Fuchschen, en la Rattingerstraβe, el Schumacher, en la Oststraβe o el Uerige, en la Bergerstraβe.

14. Algo cultural que recomendarías: Pues por ejemplo, algo artístico. Se puede aprovechar un paseo al borde del Rin para, después de haberse deleitado con las magnificas fachadas art nouveau de la Oberkassel, dirigirse a una calle paralela al río, y recorrer 800 metros de puro Arte. Así se puede visitar el Museo “Palacio de Arte” ubicado en un colosal edificio de arquitectura fascista o la Famosa Academia de Bellas Artes. Si se quiere descansar, se puede hacer una pausa en el círculo artístico, donde seguramente nos crucemos con algún artista buscando inspiración.

15. Algo nocturno que recomendarías: Para mezclarse con los habitantes de Dusseldorf y lograr conocerlos mejor, no hay nada como imitar sus costumbres y acudir a la cita semanal del miércoles en la Rattingerstraβe. Es una pequeña calle en la ciudad vieja llena de bares, como muchas más, pero con la salvedad de que los miércoles está totalmente colapsada de gente bebiendo en la calle, tanto si llueve, nieva o hace sol, nada puede interferir entre el espíritu cervecero Renano y sus gentes.

16. Símbolo que distingue a Dusseldorf: Quien piensa en Dusseldorf, piensa en el Rin, en la altísima torre televisiva desde donde las vistas son espectaculares, en los puentes que atraviesan el río, signo de modernidad, y en los singulares edificios de Frank Gherry. Todos estos elementos en una sola postal son el logotipo de esta ciudad.

17. El otro Dusseldorf: Un Dusseldorf más discreto quizás que el que os he descrito, pero muy importante para la población autóctona. Los alemanes en general son muy respetuosos con la Naturaleza y les gusta mucho poder disfrutar de ella ya sea en familia, haciendo deporte o de cualquier otra manera. Por lo tanto, no se puede hablar de Dusseldorf sin hacer referencia a sus preciosos parques y bosques. En el centro de la ciudad está el más famoso, el Hofgarten, cuya forma dicen recuerda la figura de un zapato de tacón de aguja, aunque a mi me hace en todo caso pensar en una bota deformada. También podemos destacar el Nordpark, donde se halla un magnifico jardín japonés, el jardín del Palacio Benrath, que en verano, se convierte en escenario de conciertos de música clásica o el Wildpark, en el que los niños dan de comer a los jabalíes y a los cervatillos.

18. Califica de 0 a 10 los siguientes aspectos de Dusseldorf:

– Oferta cultural: 8
– Carácter Internacional: 9
– Vida nocturna: 8
– Gente: 7
– Transporte Público: 8

19. De 0 a 10 que nota darías a Dusseldorf en conjunto: 8

20. Lo que más echas de menos de España: Diría que la familia y los amigos, porque todo lo demás lo tengo aquí. La gente aquí se conoce desde hace mucho tiempo y es complicado hace nuevas amistades, al fin y al cabo tendrán playa, pero les falta el carácter latino.

21. La mejor época para ir a Dusseldorf: Al llegar la primavera, los árboles y las plantas brotan todas de golpe, como si explotara de repente la naturaleza. A partir de ese momento, la ciudad se despierta, dejando atrás el invierno. Es entonces, entre mayo y septiembre, cuando hay que venir, para poder llevarse un mejor recuerdo de esta región.

22. Webs interesantes:

Página oficial de la ciudad: http://www.duesseldorf.de/
Ocio (actividades culturales, deportivas, restaurantes y bares de moda, etc.):
http://www.duesseldorf.prinz.de/
http://www.duesseldorf.besserplanen.de/
www.meinstadt.de/duesseldorf

7 comentarios:

cleira dijo...

Y los de Munich... también piensan que la suya es la mejor y no digamos los suavos de Stuttgart como la suya no hay ninguna.

Para mi, que conozco bastante bien Alemania las ciudades más bonitas y completas de este país son Munich y Hamburgo.

Mimi dijo...

Es posible, sobre gustos, no hay nada escrito. No las conozco todavía, o por lo menos no en profundidad. Gracias por tu comentario, habrá que ir a comprobarlo! ;o)

FAH dijo...

"Hamburgo, a examen" la tuvimos aquí: http://spanishpeoplearoundtheworld.blogspot.com/2009/07/hamburgo-examen.html

salu2.

carlinhos braun dijo...

Buena pinta tiene. Y sexta ciudad con mejor nivel de vida del mundo...
Quiero ir el año que viene a ver cómo es el carnaval. Y ese casco antiguo. Y por supuesto, el jardín japones.
Qué gran país Alemania..., no solo geográficamente.

Abrazos

Mimi dijo...

Lo malo del Carnaval es que es en invierno! Luego la ciudad, aunque animadísima, pierde bastante... Por otra parte, viniendo de Madrid o Bruselas se hace muy chiquitita... Pero uno se acaba haciendo a todo, y más cuando sale el sol! ;o)
Saludos!

Elena Mariel dijo...

Hola Myriam! no se si andaras aun por Düsseldorf....el caso es que voy a empezar a trabajar allí y me gustaría que me recomendases una página o lugar para encontrar alojamiento y que zona sería la mejor de la ciudad para encontrar un buen alojamiento (baratito) en un barrio centrico....gracias de antemano!!!

Alicia Outón González dijo...

Hola Miryam, soy una chica que seguramente se vaya a Düsseldorf a trabajar, no se si seguiras por esas tierras o ya has cambiado, pero me gustaría que me contaras un poco como es el nivel de vida, si es caro o como...pq la verdad estoy un poco perdida.
muchas gracias