miércoles, 18 de febrero de 2009

Una estación de tren británica prohibe los besos

No soy yo el expatriado que vive en Inglaterra, pero os comento esta noticia que se publicaba ayer en los medios de comunicación. El titular era: «Una estación de tren británica prohíbe los besos».

Sí, como lo oye, prohibido besarse. El resto de la noticia decía: «Una estación de trenes británica ha instalado unas señales pidiendo a los pasajeros que no se besen con sus parejas en determinadas áreas durante las despedidas. El aviso informa a los viajeros de que pueden dar rienda suelta a sus desahogos amorosos en el área de estacionamiento de la estación. Las señales 'anti-besos' han sido colocadas en los muelles donde baja la gente en la estación Warrington Bank Quay, en la ciudad de Warrington, entre Liverpool y Manchester, en el noroeste de Inglaterra.

Las siluetas de perfil de un hombre con un sombrero y una mujer a punto de besarse cruzadas con una barra roja indican al público los lugares donde no está permitido hacerlo antes de subir a los trenes. No obstante, una imagen similar pero sin la barra prohibitiva ha sido instalada en las zonas donde se considera que los besos no molestarán.

– "No hemos prohibido los besos en la estación", insiste un portavoz de la compañía administradora Virgin Rail.

– "Simplemente hemos puesto esos avisos en los puntos de bajada de pasajeros porque no es una superficie muy amplia y a veces está repleta de gente", aclaró el portavoz.

– "La señal busca de una manera ligera pedirle a la gente que no se instale ahí y circule", añadió.

La siempre atestada estación de Warrington Bank Quay es un cruce de trenes para Londres, Birmingham, Glasgow, Edimburgo, Liverpool y Manchester. "Si la gente desea quedarse un rato más con sus enamorados antes de separarse puede hacerlo en el área de estacionamiento cercano", dijo.

El portavoz rechazó toda comparación con la película de David Lean, 'Brief Encounter' (Breve encuentro, de 1945), basada en una historia escrita por Noel Coward acerca de un romance prohibido que nace en una estación. La obra maestra de Lean, filmada en Carnforth, también en el noroeste de Inglaterra, cuenta la historia de Laura (Celia Johnson), una mujer casada de clase media que conoce a un médico también casado (Trevor Howard) en la cafetería de la estación y vive con él una intensa historia de amor condenada a no prosperar.

La señal que pide evitar las demostraciones de cariño es parte de una campaña de remodelación de la estación llevada a cabo con un coste de un millón de libras, 1,1 millones de euros».


2 comentarios:

Macarena dijo...

Si realmente sólo es un tema de recolocación de las parejas, yo le encuentro algo de lógica al asunto ¿Nunca te has ido a bajar del metro, en un andén estrecho, y te has encontrado chocándote con una pareja que está colapsando la circulación? Lo que creo, es que queda “retro” o simplemente raro plantear ciertas cosas… En todo caso, muy simpático el post :)

carlinhos braun dijo...

Como he leido en algún sitio de internet "debe ser que en Warrington no les gusta que los guardias civiles besen a mujeres con rulos", jajaja.

En fin, el Gran Hermano sigue pegando fuerte en Inglaterra...