jueves, 12 de febrero de 2009

Bruselas... Orinando en vía pública.

El famoso Manneken Pis (en dialecto Bruselense "pequeño hombre que orina") es una pequeña estatua de bronce de unos 50 centímetros, situada en el centro histórico de la ciudad, que representa a un niño desnudo miccionando dentro del cuenco de la fuente. Esta escatológica talla es uno de los símbolos de la ciudad y una de las atracciones turísticas más visitadas.

Según una leyenda,
Manneken Pis conmemora a Juliaanske, el niño que salvó Bruselas durante un asedio, al apagar con su orina la mecha del explosivo que iba a destruir los muros de la ciudad. Otra historia cuenta que un rico mercader perdió a su hijo durante una visita a la ciudad; cuando su hijo fue encontrado por un local, el mercader como muestra de gratitud hizo construir la fuente.

El niño mea incesantemente, día y noche, 365 días al año. Qué capacidad, oiga; eso es como para hacérselo mirar.... Desde antiguo, el chorro de agua era sustituido con motivo de las fiestas por hidromiel, vino o cerveza, tradición que se sigue repitiendo a menudo en determinadas ocasiones. Por ejemplo en 1.995 cuando, con motivo de la celebración del día de Asturias en Bruselas y para conmemorar el centenario del Real Sporting de Gi
jón, Manneken Pis orinó sidra y lució además el uniforme del equipo.



La tradición de vestir al niño se remonta a 1.698, cuando el Gobernador de los Países Bajos Austriacos regaló un traje a Manneken durante la celebración de las fiestas de un gremio de la ciudad. A raiz de eso mucha gente comenzó a regalar trajes con los que se viste al niño en diversas ocasiones según un programa anual gestionado por la asociaciónAmigos del Manneken Pis”. Actualmente su vestuario está formado por varios cientos de disfraces diferentes que se pueden ver expuestos en el Museo de la Ciudad (Elvis Presley, Mozart, Papa Noel, etc…)

Recientemente se ha vestido con el traje del
Real Madrid, del FC Barcelona, de muixeranga de Algemesí (Valencia), de payés ibicenco, de asturiano

La niña...

Además, como el Yan con su Ying, Manneken Pis tiene su contraparte femenina, Jeanneken Pis, desde 1.987.



De unos 50 centímetros y tallada en piedra caliza azul grisácea, representa a una niña desnuda orinando en cuclillas. Está situada a aproximadamente la misma distancia de la Grand Place que Manneken Pis, pero al otro lado (por cierto, en frente de la cervecería Delirium Café).

Y el perro... (*)

Y como no puede haber 2 sin 3 completa el conjunto de incontinentes el perro, también llamado Zinneke Pis, estatua a tamaño real que data del año 1.988.



* Gracias a Rocio, antigua Bruselense, por recordarmelo.

8 comentarios:

FAH dijo...

La historia que más me gusta es la de que salvó a Bruselas orinando en la mecha... desconocía lo de la chica manenken...

gran post. algún día habrá que poner a "Manenken Pis" la camiseta de "Españoles por el mundo", no?

Rocío dijo...

A mi me gusta más la escultura de la niña, no sé si es porque está marginada o porque es menor ordinaria... Ah, y te has olvidado de la del perro, me imagino que la tienes localizada?

carlinhos braun dijo...

Pero cómo se me ha podido olvidar el perro!
Menos mal que tenemos a Rocio, una antigua Bruselense...
Ahora mismo lo incluyo.

carlinhos braun dijo...

Totamente, Paco; a ver cuando hacemos esas camisetas.
Y una para Manneken...

Abrazos.

Macarena dijo...

Está claro que mis meses en Bruselas no fueron lo suficientemente culturales… Desconocía la existencia de la niña y del perrito. Lo que también desconozco y me gustaría saber es si eso de orinar en la vía pública es tan típico y “natural” que la buena gente de Bruselas lo práctica sin remilgo… ¿Qué me dices, Carlos?

carlinhos braun dijo...

Hombreeee, sin remilgo, sin remilgo..., tampoco.
Pero comprobarías que los tíos más limpios de la UU (Unión Uropea) no son. Vamos, que entre los que no tienen problemas para mingitar por las calles y que aquí no limpian muy a menudo, imagina el resultado.
Menos mal que llueve... (¿¿??)

Por cierto, si desconocías la niña, eso significa que desconocías también el Delirium Café; eso sí que es grave!, :)

Lille Skvat dijo...

Me gusta mucho más la escultura de la niña.

Saludos,

Lille Skvat
http://lilleskvat.blogspot.com/

Ramón dijo...

Parece que la historia más verídica y verdadera para explicar la existencia de Mannekens por varias ciudades belgas es que en la antiguedad los niños orinaban en el cuero para que resultara más suave. Al menos es lo que me contaron en un tour de Gante.

El perro que sirvió de modelo para la estatua se llama Tapas y parece que puede ser español.